El elemento fundamental de las propuestas

Cuando un cliente potencial pide una propuesta de presupuesto y servicios a una empresa, normalmente incluimos en ella un precio estimado y cuáles son los servicios a los que tendrá derecho su empresa en función de distintos rangos. Lo que olvidamos en ocasiones es uno de los elementos fundamentales: una fecha de caducidad para nuestras propuestas a los nuevos clientes.

La fecha de caducidad de la propuesta tiene varias razones de ser, como por ejemplo que desde el momento en el que se elabora hasta, por ejemplo, dos meses después, has ido ganando experiencia en tu campo lo que ha revalorizado tus servicios. También es posible que desde que lanzas la propuesta hasta que se acepte pasen varios meses y tus tarifas hayan cambiado durante ese tiempo.

Una fecha de caducidad, además, puede ayudar a agilizar la decisión por parte del cliente ya que debe dar su respuesta antes de que finalice el plazo.

Bastaría añadir al final de la propuesta una fecha de caducidad para que el cliente potencial sepa cuándo finaliza la oferta que le has realizado y sepa a qué atenerse.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: