La lacra del estrés en las organizaciones

Es uno de los males de los siglos XX y XXI, sobre todo en las sociedades occidentales, el estrés, que en mayor o menor medida afecta a una enorme parte de la población, ¿quién no sufre situaciones estresantes de una manera más o menos periódica?. El estrés es necesario para la supervivencia, pero en su justa medida, el problema es que en nuestra época los niveles de estrés llegan a unos niveles que lo convierten en una patología que ocasiona graves perjuicios para la salud como insomnio, problemas coronarios, problemas psicológicos, etc

Según la Wikipedia, el estrés se define como una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. En este post vamos a hablar del estrés en el puesto de trabajo, el cual es cada vez más frecuente y que tiene grave consecuencias no sólo sobre el individuo que lo sufre sino sobre el conjunto de la organización, algunas de ellas son:

  • Mayor absentismo laboral
  • Mayor accidentalidad
  • Aumento de los errores
  • Mayor conflictividad
  • Disminución de la productividad

Obviamente, esta serie de situaciones suponen un enorme gasto tanto para las empresas como para los sistemas sociales de los gobiernos  por lo que es necesario plantearse posibles soluciones que minimicen el impacto del estrés.

Primero hay que tener claro cuáles son las fuentes del estrés en el trabajo, que son muchas y variadas, podemos diferenciar entre los estresores inherentes a las características del trabajo, los que proceden del desempeño de roles en la organización, los que provienen de las relaciones interpersonales en el trabajo, de las preocupaciones por el desarrollo de la carrera o los causados por la estructura y clima de la organización, y por supuesto las causas ajenas a la organización pero que afectan a sus miembros.

Si tenemos claro cuáles son los motivos del estrés, será mucho más fácil combatirlo con algunos de los siguientes métodos:

  • Mantener una dieta saludable
  • Hacer ejercicio de manera regular
  • Dedicar tiempo a las aficiones y hobbies
  • Trabajar la asertividad
  • Gestionar el tiempo

Vamos a centrarnos en las dos últimas ya que, en principio, parecen las más difíciles de trabajar.

Gestionar nuestro tiempo es una tarea a la que se le dedica menos esfuerzo del necesario pero que de una manera muy sencilla nos puede traer grandes beneficios, algunas prácticas recomendables son fijar prioridades, programarlas en calendarios, ponernos límites o lograr la ayuda de los demás

Trabajar la asertividad, nuestra capacidad para defender nuestros derechos sin perjudicar los de los demás, también como la habilidad para saber decir “no”. Esto nos permitirá defendernos y no cargar con tareas o responsabilidades que no nos corresponden y que nos provocan situaciones de estrés.

 

Fuente: www.es.wikipedia.org

 

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: