Posts Tagged ‘estres’

La lacra del estrés en las organizaciones

06/10/2011

Es uno de los males de los siglos XX y XXI, sobre todo en las sociedades occidentales, el estrés, que en mayor o menor medida afecta a una enorme parte de la población, ¿quién no sufre situaciones estresantes de una manera más o menos periódica?. El estrés es necesario para la supervivencia, pero en su justa medida, el problema es que en nuestra época los niveles de estrés llegan a unos niveles que lo convierten en una patología que ocasiona graves perjuicios para la salud como insomnio, problemas coronarios, problemas psicológicos, etc

Según la Wikipedia, el estrés se define como una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. En este post vamos a hablar del estrés en el puesto de trabajo, el cual es cada vez más frecuente y que tiene grave consecuencias no sólo sobre el individuo que lo sufre sino sobre el conjunto de la organización, algunas de ellas son:

  • Mayor absentismo laboral
  • Mayor accidentalidad
  • Aumento de los errores
  • Mayor conflictividad
  • Disminución de la productividad

Obviamente, esta serie de situaciones suponen un enorme gasto tanto para las empresas como para los sistemas sociales de los gobiernos  por lo que es necesario plantearse posibles soluciones que minimicen el impacto del estrés.

Primero hay que tener claro cuáles son las fuentes del estrés en el trabajo, que son muchas y variadas, podemos diferenciar entre los estresores inherentes a las características del trabajo, los que proceden del desempeño de roles en la organización, los que provienen de las relaciones interpersonales en el trabajo, de las preocupaciones por el desarrollo de la carrera o los causados por la estructura y clima de la organización, y por supuesto las causas ajenas a la organización pero que afectan a sus miembros.

Si tenemos claro cuáles son los motivos del estrés, será mucho más fácil combatirlo con algunos de los siguientes métodos:

  • Mantener una dieta saludable
  • Hacer ejercicio de manera regular
  • Dedicar tiempo a las aficiones y hobbies
  • Trabajar la asertividad
  • Gestionar el tiempo

Vamos a centrarnos en las dos últimas ya que, en principio, parecen las más difíciles de trabajar.

Gestionar nuestro tiempo es una tarea a la que se le dedica menos esfuerzo del necesario pero que de una manera muy sencilla nos puede traer grandes beneficios, algunas prácticas recomendables son fijar prioridades, programarlas en calendarios, ponernos límites o lograr la ayuda de los demás

Trabajar la asertividad, nuestra capacidad para defender nuestros derechos sin perjudicar los de los demás, también como la habilidad para saber decir “no”. Esto nos permitirá defendernos y no cargar con tareas o responsabilidades que no nos corresponden y que nos provocan situaciones de estrés.

 

Fuente: www.es.wikipedia.org

 

Siempre positivo, nunca negativo

01/09/2011

vuelta vacaciones dura
En nuestro post de hoy, queremos dar unos consejos para ayudar a llevar lo mejor posible la vuelta de las vacaciones de la mayoría de los trabajadores y luchar contra el temido síndrome post-vacacional. Son días que se pueden hacer muy cuesta arriba y todo lo que sea un apoyo bienvenido será.

Nuestro periodo vacacional (para los que lo hayan tenido) y época de relajación se han agotado y casi no nos hemos dado cuenta. La rutina y el día a día se instauran otra vez en nuestras vidas, y lo que es más difícil, en nuestras mentes. Debemos asimilarlo con delicadeza para evitar conflictos y cambios en nuestro estado de ánimo innecesarios.

Algunos prácticos consejos pueden ser:

  • Masajes, SPA y tratamientos de relajación. Nos ayudarán a luchar contra la gran tensión producida en estos días debido a la vuelta del periodo vacacional.
  • Pilates, Yoga y ejercicio. Además de ser beneficioso para nuestro cuerpo, seguirá siendo un apoyo en nuestra lucha contra el desánimo, la irritabilidad y tristeza de estos días.
  • Dieta equilibrada y beber mucha agua. Aunque es recomendable seguirla todo el año, en este periodo si cabe, es aún más aconsejable. Nos servirá como depuración por los excesos producidos durante el verano y, al mismo tiempo, no nos sentiremos tan pesados y cansados en los primeros días de vuelta.
  • Rutina horaria. Es algo que perdemos totalmente en verano y que cuesta recuperar. Nos hemos acostumbrado a trasnochar, dormir mucho y hasta tarde, dormir siesta. Ahora, de repente, no podemos hacer nada de eso. Por ello es bueno, que unos días antes de la vuelta se comience a acostar y levantar a una hora razonable. Debemos educar a nuestro cuerpo a dormir las 7-8 horas diarias, en su horario determinado y desacostumbrarlo, aunque cueste, a la placentera siesta y otros vicios del verano.
  • Actitud positiva. Muy importante. Ahora y siempre hay que tenerla. Deben quedar en nuestro recuerdo los días tan gratificantes que hemos pasado, y comenzar el curso laboral con entusiasmo, iniciativa, ganas y positivismo. Valoremos la suerte que tenemos de disponer de un puesto de trabajo que, hoy en día, muchos anhelan.

Estamos seguros de que, aunque no podremos hacer desaparecer el tráfico, los atascos, el madrugar y la rutina de nuestras vidas, podremos hacer más llevadero el retorno a la realidad. En un par de semanas nos habremos adaptado a la vida cotidiana sin problema alguno. Ánimo, el próximo verano está a la vuelta de la esquina.